Tras el cierre de los centros escolares de la Comunitat Valenciana el pasado 11 de marzo a consecuencia de la propagación del COVID-19, la Conselleria de Educación ha activado el llamado vale-beca comedor, un cheque para que aquellas familias con escasos recursos, que durante este curso han sido beneficiarias de la beca de comedor, puedan adquirir alimentos para sus hijos e hijas en supermercados.

Para complementar esta acción llevada a cabo por la administración valenciana, un conjunto de organizaciones dentro de la Plataforma Escoles que Alimenten – Colegio de Dietistas-Nutricionistas de la Comunitat Valenciana (CODiNuCoVa), Justicia Alimentaria, Mensa Cívica, Centro de Estudios Rurales y de Agricultura Internacional (CERAI), AMPA del IES la Murta, Cooperativa de producción ecológica La Vall de La Casella, SEAE y Las Naves- hemos trabajado para trasladar a la Administración y a las familias una serie de propuestas para un buen uso de este vale durante el confinamiento.

La plataforma está formada por diversas organizaciones cuyo trabajo está relacionado con la alimentación, el desarrollo rural y la economía social. Escoles que alimenten nació con el objetivo de trabajar en la mejora del modelo de comedor escolar y en promover su transición hacia una alimentación más saludable y sostenible en toda la Comunitat Valenciana. En la actualidad, aún no se habían presentado formalmente como plataforma, sin embargo, se ha adaptado ante la situación actual para que las familias tengan una referencia sobre cómo alimentar a sus hijos e hijas y cómo comprar para que esa alimentación sea buena para la salud, pero también buena para el territorio y para el planeta.

 

 

 

Leer más

Desde CERAI, publicamos la Guía de recomendaciones para selección de empresa de comedor escolar desde el proyecto La Sostenibilitat al Plat (Fase IV). El objetivo de este documento de trabajo es impulsar en los centros educativos un proceso de transformación hacia comedores escolares cuya base sea una alimentación saludable y sostenible para las personas, el territorio y el planeta. Para ello, esta guía nos invita a reflexionar sobre: ¿cuál es el comedor que queremos para nuestro centro?

Para hallar una respuesta completa a esta pregunta, se tienen en cuenta los aspectos, ya no solo nutricionales, sino ambientales, sociales y económicos, que existen alrededor de un acto tan cotidiano y necesario como es comer, y que requiere gran atención durante la etapa escolar. En estas edades en pleno crecimiento, sin duda, la alimentación es clave. Además, el comedor es un espacio donde se aprenden y asimilan conceptos, hábitos y comportamientos que les marcarán en el futuro.

En la actualidad, en el modus operandi para seleccionar empresa suele pesar mucho el criterio económico, lo cual repercute negativamente en la calidad de los alimentos o del servicio que reciben quienes son en realidad el cliente final: los niños y las niñas. El presupuesto asignado a la compra de alimentos, es decir, la partida alimentaria, suele ser muy bajo, por tanto, es difícil ofrecer una alimentación de calidad.

Leer más